El pasado sábado 10 de noviembre  tuvimos el placer de ver en directo a  Love of Lesbian y su espectáculo  Espejos y Espejismos en el teatro de la Laboral.

La función es una representación que ellos mismos definen como un concierto teatralizado basado en su repertorio más ensoñador.

El show está co-dirigido por Guillem Albá, quien se encarga con el resto de actores de introducir sombras chinas, títeres y demás elementos teatrales.

Si ya por el 2014 lo llevaron a escena,  repiten esta vez con más fuerza que nunca y un repertorio actualizado.  https://loveoflesbianband.com/espejosyespejismos/

Poco más tarde de las 21:00 horas totalmente a oscuras un patio de butacas a rebosar esperaba pacientemente las sorpresas que Love of Lesbian les podía tener preparadas.

De repente  se oyó una voz en off, era el líder de la banda Santi Balmes quien decía: <<Imaginaos que estáis en un teatro y estamos a punto de salir>> acto seguido, en medio de la oscuridad, y aún con el telón bajado, apareció un Guillem Albá iluminando el centro del escenario con tan solo una cerilla e invitando a introducirnos en la función,segundos después empezó a sonar los primeros acordes de Nada mientras se abría el telón.

La escena empezó siendo un almacén lleno de cajas con personajes que metían y sacaban piezas según pasaban las canciones.

<<Buenas noches Gijón, buenas noches Asturias.”Estamos contentísimos de presentar este espectáculo “Espejos y espejismos” que hicimos hace cuatro años. Es un repertorio más minimalista de lo habitual. Bienvenidos todos y que se haga la magia> saludó Santi Balmes junto a Julián Saldarriaga, Joan Ramón Planell, Jordi Roig, Oriol Bonet, Dani Ferrer y Ricky Falkner.

Y así fue, la magia se hizo gracias a personajes reales y de ficción que irrumpían en el escenario, ventanas iluminadas, una guirnalda hecha farolillos, un mago con una marioneta gigante, cajas de las que salía luz, un gran zépelin que se hinchó en directo y  salió al patio de butacas, y cosas tan inverosímiles como una gran bolsa de plástico hinchada en la que se metió Santi Balmes.

Toda una serie de ingredientes que mantuvieron al espectador atento y asombrado toda la función mientras podía

cantar las  canciones más poéticas de la banda como  “Los días no vividos” o “La noche eterna”.

Uno de los instantes más emocionantes ocurrió cuando algunos miembros de la banda  saltaron al patio de butacas a cantar “segundo asalto”.

Espejos y Espejismos llegó su fin en medio de una gran  ovación con todo el teatro en pie consciente de haber disfrutado de un espectáculo irrepetible, un mundo imaginario en el que love of lesbian y su música había logrado introducirnos al menos la noche del 10 de noviembre.